Regresar a las raíces: Aj Dávila, Elis Paprika y La Gisana Ciega en San Luis Potosí #CircuitoIndio

Por: Caro Quintanilla

La ciudad de San Luis es tranquila, si se camina por el centro durante la noche no hay más que los puestos ambulantes quitándose y a lo lejos, las luces de los antros más recurridos de la zona. Pero el pasado fin de semana se sentía distinto…

Un ritmo extraño de guitarras, teclado y batería, acompañado de una voz aguda y rasposa que repetía “So beautiful… so beautiful” invitaba a acercarse cada vez más al lugar sede de la gira de conciertos Circuito Indio. Se trataba de Aj Dávila, presentándose por primera vez en San Luis Potosí. Y trajo consigo una propuesta de garaje puertorriqueño que nos hizo recordar que no todo es estereotipos, que no todos portan las etiquetas que por una razón u otra, hemos puesto. Recordar que, a veces sólo hace falta un par de guitarras y actitud para presentar ideas y romper esquemas.

Agradecía constantemente al público, y los cuatro músicos que lo acompañaban, entre ellos Ana Cristinade Descartes a Kant, hicieron de un escenario oscuro y pequeño, un lugar grande para la experimentación y la energía que dejaron allí.

 La noche no había terminado aun cuando la gente comenzaba a acercarse más al escenario. Después de la música de Aj Dávila, continuó Elis Paprika quien se adueñó del lugar con una actitud segura, ruda y tierna que sólo ella y los Black Pilgrims  saben proyectar.

Frases como “merecemos un país mejor” y “no debemos dejarnos someter” fueron parte de un discurso nocturno, nostálgico (por los fans que habían pasado años sin ver a una de sus cantantes favoritas) y muy consciente de traer al presente todos esos motivos que en algún momento prendieron la chispa y las ganas de querer luchar contra lo que estaba (está) mal.

La noche estaba por terminar y el público murmuraba quién asistiría al día siguiente. Los dueños del bar ya se preparaban con todo lo que se ocuparía la noche siguiente del sábado, sabían que después de un viernes con Dávila y Elis, les esperaba un sábado inolvidable y no sólo para ellos, sino para todos los fans potosinos de una de las bandas de rock más representativas de México: La gusana Ciega.

Boletos agotados, personas hasta en los pasillos del sanitario, luces de cámaras y celulares eran la iluminación del lugar del pasado sábado en San Luis Potosí. Casa llena y no era para menos, La Gusana se presenta. Conectan micrófonos y afinan instrumentos. Lo que sucedió después fue magia…

Aún no se puede explicar por qué el cantar canciones que sonaron hace años nos vuelve a hacer sentir vivos, hace que los ojos brillen, quién sabe qué recordara cada persona. Pero una cosa es segura, volver a las raíces es algo que difícilmente haríamos sin la música, y es tan absurdamente necesario que dejamos de sentir el calor, la falta de espacio, cualquier incomodidad o problema y de repente, entonamos al mismo tiempo, la canción que nos llevó a ese lugar, dejamos de ser la rutina constante y nos convertimos en raíces, a punto de florecer otra vez.

Deja un comentario