Indie, folk, sufro y el temblor: Baytor + Charlie Rood + San Pascualito Rey

Texto y fotos por Lunámbula

 

 

Jueves de luces premonitorias, en dónde solo importaba la elegancia de la música, esta noche el Foro Indie Rocks, nos recibía con 3 bandas que harían vibrar el escenario y fue justo el epicentro donde todo comenzó, alrededor de las 10 pm, se abría paso el sonido de una guitarra, con riffs agridulces que poco a poco fueron atrayendo al público disperso, el timbre nostálgico del vocalista de Baytor se abría paso tras la ansiosa expectativa, con toques de indie y rock alternativo estos músicos se ganaron varios fans (y me incluyo) durante su presentación como abridores.

 Minutos después los instrumentos se cambiaban y entre notas acústicas se apareció Charlie Rood, los gritos estallaron pidiendo su voz, “por la tarde», “luz”, “sigue navegando”, “estrellas” y “eternidad” se apreciaron con las notas de folk, los coros que acompañaban las canciones, le daban un aire tristemente feliz, alucinada la audiencia se elevaba entre lo dulce del autor que logró sin duda pisar firmemente la plataforma.

Por fin toda la atmosfera se trasladaba al dolor y sufrimiento de las letras de Pascual, mejor conocido como San Pascualito Rey, entre nubes amarillas y su  “Albert Lee” roja fueron la perfecta combinación para la dramática tónica de su voz que sin más preámbulos dejaba abrirse y entonar atravesando los gritos un … Tírame, atrévete a intentarlo, si quiera pensarlo, verás lo que te hago,,,» lo demás lo corearon a la perfección el público que se fusionaba con su presencia, en un inter la banda completa se unió y continuó con “bailón”, “aquí estaré”, “hasta donde”, “si pudieras ver lo que veo tú conmigo, al final del horizonte arriba en el monte”, “hoy no es mi día” e instantes antes de que nos sorprendiera el sismo, las primeras notas de “olvídate de mí, olvídate de todo lo que yo te di”, dejaron inconclusa la esperada canción, el movimiento no paraba y las luces poco a poco se apagaban, entonces todo terminó con la masa de asistentes afuera del recinto, algunos todavía coreaban la letra de la última rola, otros le gritaban a Pascual, lo cierto es que esa noche fue la más obscura y la angustia comunal se despedía amargamente de lo que parecía de los mejores conciertos de Circuito Indio.

Conclusión: no sabes en que momento el mundo puede detenerse y sacudirte de un jalón, o aprendes a vivir o aprendes a dejarte ir o aprendes a sentir el aquí y ahora.

Deja un comentario