Canciones y colores supersónicos: Surfistas del sistema + Okills

Foto y texto: Lunámbula

 

 

El escenario lucía exótico, como una bebida alucinante que estaba dispuesta a estallar, pasaron muy pocos minutos para que la banda argentina inundara el Foro Indie Rocks con las formas sensuales de las notas que entre “ni bien ni mal”, “la magia esta en tu piel”, “lth”, dejaran al público más que eufórico, dispuestos a embriagarse en las cálidas luces de la noche, demostrando que la agrupación tiene con que…

Se entregaron a sus seguidores que demostraban su amor con las luces encendidas de su celular tal y como lo pedía Fran Frione, vocalista de la banda, dejando así listo el escenario para dejar entrar a Okills con “Amércia Supersónica”, que después de 68 presentaciones, diría adiós con esta que reunía no solo nostalgia y agradecimiento, si no toda una etapa de construcción para la banda venezolana, los gritos se hacían estridentes, un foro lleno y con la energía hasta el tope, las luces azules se alineaban con los acordes y entonces “Céntimos”, “Humanos”, “Tiempo”, abría el primer contacto con el público que sin duda, se dejó llevar en el vaivén de calor y los corazones acelerados.

Alberto vocalista de la agrupación agradecía infinitamente por el apoyo de la gente hacía su música y deleitó a todos ellos con canciones nuevas como lo prometió “Africana” es parte de su nuevo material; pasaban los instantes y “Después”, “Baldor” y “Barranca Del Muerto” esta última coreada totalmente por la gente que agradeció fuera parte del set list, “Asesina”, de las favoritas y consentidas por sus fans, donde se dejaban bailar, cantar y disfrutar… y entonces apareció una invitada Laura Guevara con el tema “Funcional” , tal como lo es en el disco. Entones todo llegaba a su final y los agradecimientos no se dejaron de escuchar para poder decir adiós con el tema “Lo mejor, lo peor”,  la gente regresó su inmenso cariño con los aplausos y las caras de felicidad. Una despedida multicolor.

Conclusión: si los ritmos dirigen los latidos de tu corazón y la música te lleva a lugares imaginarios, entonces ambos convergen por instantes, ahí todo parece real…

Deja un comentario