Así estuvo el show sorpresa de Drake Bell en Caradura

Por Cristóbal Cueva.

El pasado lunes por la tarde surgió de la nada una noticia interesante: Drake Bell estaba en México, y daría un show acústico en el Caradura al día siguiente. Sin anuncios previos ni otra referencia que un tweet posteado por él, los fans empezaron a moverse para saber si era real o no. Hacia el final de la tarde finalmente Caradura publicó el evento oficial y la información sobre la venta de boletos, que sería de 10:00 AM a 5:00 PM en una locación en Clavería.

Los fans comenzaron a pedir que se hiciera todas las edades, y en un movimiento algo inusual, Caradura publicó que se haría un evento extra previo al ya anunciado, que sería todas las edades. Así pues, Drake ofreció dos shows, uno sin restricciones de edad a las 5:00 de la tarde, y el ya anunciado para mayores de edad a las 8:00 de la noche.

Llegué aproximadamente a las 6:00 a formarme para entrar, y la fila apenas comenzaba. Tendría quizá unas 15 personas en frente de mí. Mientras esperaba, comenzaron a llegar vendedores de mercancía, y sobre mi cabeza se escuchaban los gritos del público que presenciaba el show vespertino. Cuando terminó dicho evento, el Caradura empezó a vaciarse y a los que estábamos formados nos pidieron nuestros boletos y nuestra identificación para preparar el ingreso, que no fue sino hasta las 8:30.

Una vez dentro de Caradura presencié una de las cuestiones que lamentablemente marcan el descenso en la calidad y calidez de este lugar que hace un año era uno de los mejores foros para música alternativa en la ciudad: las mesas iban ocupándose y una mesera se acercaba a ofrecer la carta, indicando un consumo mínimo obligatorio de una cubeta de cerveza o una botella. Si no aceptabas la condición, te desalojaban de las mesas de una forma prepotente y agresiva, a empujones con las sillas y sin disculpas.

El show se demoró bastante en comenzar, y no fue sino hasta las 10:00 que finalmente la cortina se corrió y apareció Drake, quién fue directo al grano y comenzó a tocar, frente a los gritos y (lamentablemente) decenas de celulares grabando la presentación. Eso hizo que el público me decepcionara un poco, ya que disfrutar de un show acústico en un lugar tan íntimo es algo que no debería desperdiciarse viéndolo a través de tu celular, pero ya cada quién.

El set se extendió por poco más de una hora y 20, durante la cuál pudimos disfrutar de las canciones de ley como Honest, I Know, y el esperado Found A Way (que al parecer eran las únicas que el 80% del público realmente se sabía). Con la adición de varios covers entre los que destacaron Perfect de Ed Sheeran, Rock This Town de Stray Cats y una interesante inclusión de La Bamba, el show me pareció ligeramente más largo de lo necesario, sin embargo no por eso menos disfrutable. Drake habló lo mínimo, y canto lo máximo en un show enérgico y focalizado en simplemente hacer música, confirmando el gran artista que es, y que puede sonar de lujo aún con una producción mínima detrás (puesto que el show fue su guitarra y su voz, sin pistas ni acompañamientos). Se notaron ciertos errores que le daban humanidad a su presentación, pero nada demasiado grave para considerarlo como catastrófico.

Finalmente, después del show se anunció un Meet & Greet (que los organizadores tuvieron a bien vender ahí mismo) el cuál consistía básicamente en un abrazo y una foto, con la oportunidad de que te firmara 1 ítem que trajeras. Al mismo tiempo se instaló un DJ que seguiría ambientando un Caradura que se vació casi por completo en menos de 10 minutos.

Aunque el show fue una agradable sorpresa y una buena experiencia, el mal sabor de boca que deja el hecho de que Caradura haya cancelado un show de bandas locales (3 Minute Riot, Sandy y Old Wave, que por cierto pintaba a estar buenísimo) para darle el espacio a Drake da mucho que pensar. ¿Dónde queda su «apoya a las bandas locales» que se hacía notar aún el año pasado? ¿Por qué está eliminando la posibilidad de brindarle el espacio a algún artista local para reemplazarlo con una noche donde personas de la «escena» ponen canciones en una computadora? ¿Finalmente su economía resultó más importante que la visión de ofrecer un espacio para la música independiente y underground?

Creo que es un tema delicado bastante debatible, y quien quiera hacerlo nos podemos ir por un café o una cervecita. Ustedes dirán.

 

Deja un comentario