La Capilla de los Muertos: El Rocksito Suavecito

Y con este término no me refiero a algo diminutivo, al contrario hablo de aquellas melodías que son fáciles de ver, fáciles de sentir, fáciles de aprender, aquello que suena armonioso al corazón y que se vuelve inevitablemente adherible a tu cerebro.

1.- “El Muchacho de los Ojos Tristes” es la banda liderada por Abel Bucio, que hizo mancuerna con Iván Almanza “Apolo”, Ro Velázquez “Liquits” y Fernando Portilla “60 Tigres”, con quienes grabó su primer EP, de dónde se desprende el sencillo “Delfín” canción que no le pide nada a nadie y que después de percibir la voz de Pao Uribe entre coros e inicio de algunas canciones, la cabeza parece estallar, en conjunto es una banda identificada con su propio estilo que no pretende más que crear un poco de arte y lo hace bastante bien.

2.- “Holograma” acto seguido de la noche, que lo primero que noté en la alineación fue la guitarra electroacústica que jugaba con los demás instrumentos y en momentos parecía imperceptible, aunque después de unos segundos que dejabas que los sentidos hicieran lo suyo, entrabas en una atmosfera atemporal porqué las guitarras y la voz engañaban al tiempo, propuesta del estado de México que tiene el efecto de atenuar las luces, las luces de concierto.

3.- “Nivelles” y lo inmediato que pienso es: La voz de Iván Cobeq y me voy a atrever a decir que es mi #TenorFavorito su capacidad vocal y la potencia de sus cuerdas, invaden los espacios vacíos, penetran el interior del espectador y si bien están de vuelta, es justo por esos momentos de calor entre las canciones pasadas y los gritos de los fans, pidiendo “Signos Kármicos”, “Seamos Fuego”, “Estamina” “Ciclos” y el reciente lanzamiento “Lo mejor es Jamás”, que reafirma el estilo clásico de la banda, esos acordes del estilo de “The Zombies”, “The Kinks”, “The Church”, por mencionar algunos, definitivamente son adictivos, hacen desaparecer la idea de que se ausentaron por un tiempo, porque subieron al escenario y tomaron la noche con frenesí.

Conclusión: Sin duda las bandas independientes cada vez se posicionan con mayor fuerza, no por el estilo, no por la letras, no por la ejecución de sus instrumentos, si no por el amor que se escurre entre su formas.

 

Deja un comentario