Alma, Cuerpo y Espíritu: Motorama en Nodriza Estudio.

00_Motorama_photo by Alexey Trineev

Una tarde fría y nublada fue el cuadro principal que todos presenciamos fuera de Nodriza Estudio este Domingo 22 de Abril previo al show que Motorama daría en Monterrey, Nuevo León.

Mientras llegaba la hora de acceso, en la banqueta del recinto escuchábamos a la multitud en grupos, otros solos o en parejas, mencionar entre ellos las expectativas que tenían del show, datos curiosos de la banda como el ser dos propuestas musicales a la vez, el cambio repentino de baterista, la pregunta frecuente de: »¿Qué onda con Airin Marchenko?», y principalmente cuales serían los temas que les gustaría escuchar esa noche.

Las almas jóvenes, nunca saciables de música en vivo comentaban en repetidas ocasiones que esa noche sonaran canciones como »One Moment», »Corona», »White Light», pero especialmente la muy coreada »Heavy Wave».

 

collage

Pla Pla Pla y Uvilov, dos bandas regias de Dream Pop cargadas de mucha fuerza y capacidad de conectar con su publico desde que suben al escenario, fueron las encargadas de calentar los cuerpos de quienes contaban en su reloj el paso de cada minuto esperando el acto principal.

Las 4 cuerdas de un bajo, el fino sonido de una guitarra que danzaba en el aire al compás de la hiperactividad de la batería y una voz melancólica y penetrante, anunciaban que había llegado el esperado acto de Motorama.

»Wind In Her Hair» fue el tema encargado de abrir el show, seguido por canciones como »To The South», »Lottery», »Empty Bed», »Deep» y sorpresivamente »Normandy’‘, rola incluida en el segundo material de la banda, el muy elogiado Alps.

Motorama hizo un recorrido musical a lo largo de sus 4 discos en un show bastante intimo que duró poco más de una hora, dejando en claro del porqué son una de las bandas consentidas del genero por los mexicanos. Finalizando con »Ghost», los Rusos elevaron nuestros espíritus hacia la fría y oscura serenidad de la noche.

Fotos: http://www.wearemotorama.com/, Perfiles en  Facebook de Pla Pla Pla y Uvilov.

Deja un comentario