Y así fue la celebración del show de tricot en México.

Por Cristóbal Cueva.

Aunque a algunos no les guste la definición y otros no estén de acuerdo, para mí el Math Rock y Japón están casados. O al menos así fue como yo me hice amante del género, gracias a dicho país. Durante años, ha sido el exponente del género (y varios subgéneros) y no es para menos. Sin embargo, ya no es la única cuna de proyectos relacionados. Gracias al gran trabajo de los INTRSTLRS hemos podido disfrutar una cantidad realmente (y lo digo en palabras incluso de ellos) inesperada de bandas que jamás creímos ver aquí. De bandas que nadie se atrevía a traer. Y al mismo tiempo eso ha provocado que el público nacional voltee a ver a su propio piso y se de cuenta de la cantidad y calidad de los proyectos que están naciendo y creciendo a su alrededor.

América tiene bastante potencial. Y esta vez, tuvimos un cartel bastante nutrido.

Pinche Gringo

El sábado pasado, al rededor de las 8:00 pm, el público ya abarrotaba la acera del PGBBQ, esperando ansiosamente poder ingresar y tomar sus lugares. Al rededor de las 8:05 y mientras finalizaba el soundcheck de tricot (que afortunadamente se escuchaba hasta afuera), los habientes de boleto con M&G fueron ingresando para su convivencia con las japonesas.

En punto de las 8:30 se abrieron finalmente las puertas, y poco a poco el resto de los asistentes fue ingresando, recibidos por el set de Punto de Fuga. La banda tapatía, tras máscaras de papel mache interpretó su set sin mediar palabra. Al concluir la primera canción se quitaron las máscaras y continuaron tocando, intercalando ambientes de Post Rock con un Math bastante bailable potenciado con visuales proyectados en la pantalla detrás del escenario (algo que sería constante durante todo el show). Mientras seguía llegando público ellos seguían tocando, y hacia el final de su set volvieron a ponerse sus máscaras frente a una cantidad de personas que por lo menos triplicaba la que había cuando comenzaron a tocar. Terminaron su set, se presentaron y nos invitaron a pasar a su mesa de merch. Se despidieron y bajaron del escenario.

Tocó el turno a Malviaje, argentinos con un proyecto musical bastante interesante que combina desde Math hasta pequeñas pero potentes dosis de post hardcore, todo prácticamente instrumental (con unas pequeñas excepciones, como “Casa Sola“). En su segunda visita al país en este mismo año, me alegró mucho tener la oportunidad de verlos en un foro con un sonido generoso como lo es el PGBBQ. Se destaca la fuerza que transmiten. Es un tipo de interpretación bastante diferente a la que estamos acostumbrados, porque de alguna manera ellos saben perfectamente que al ser de otro país, tienen que hacerse valer al doble o hasta más. Y lo hacen sin el más mínimo titubeo. Esperemos volver a tenerlos pronto por acá.

Llegó el momento esperado de la noche, tricot subió al escenario y tras un linecheck ligeramente extenso, iniciaron con su presentación.
Impecable, no hay otra palabra para describirlo. Ejecución e interpretación, todo sin el más mínimo error (o al menos errores perceptibles). Me sorprendió mucho ver que había gente en el público que coreaba las canciones. Con un set que corrió con muy pocas interrupciones para hablar y saludar (incluso algunas palabras en español) por parte de Ikumi “Ikkyu” Nakajima, su presentación dejó a los fans casi satisfechos quienes al grito de “otra otra” rogaban por una última canción. Pero no fue el caso ya que, debido a razones de logística, tricot tenía que salir corriendo rumbo al aeropuerto.

El show cerró con un Ikiatari muy diferente al que conocíamos, pero con la misma esencia y poder. Convertidos en un duo guitarra y batería, ejecutaron muchas canciones con un tono de guitarra excepcional y un ataque a los tambores y platillos furioso e impetuoso. Sin perder las cualidades del viejo Ikiatari a pesar de haber perdido recientemente a su bajista, se sienten consistentes y contundentes. En la última canción invitaron a un amigo al bajo, y eso culminó con una euforia colectiva de la pequeña parte del público que se quedó hasta el final del show.

Finalmente, el PGBBQ se apagó y la fiesta terminó.

[Fotos por Cristóbal Cueva]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s