The Guadaloops en el Lunario: De La Viuda a Nunca es Tarde

Fotos & reseña por: Lunámbula

La noche del 20 de Julio llegaba acompañada de la lluvia y el Lunario del Auditorio Nacional, se dejaba invadir por una fila ansiosa por avanzar. Karimcaleth fue el encargado de encender motores con un Dj Set que puso en ambiente a todos aquellos que decidieron llegar temprano. Minutos después Entre Desiertos músicos provenientes de la parte fronteriza de Tijuana, llenó de sonidos experimentales, eléctricos, distorsiones y delays el escenario, nada mal para una banda que parece casi instrumental.

Eran cerca de la 9:00 pm cuando tres de los músicos de The Guadaloops, subieron al escenario con un aire de dominio con toques de cinismo, tomaron sus instrumentos sin espera y las notas se dejaron aparecer, la gente no paraba de pedir a gritos que la full band “apareciera”, con la calma que lo caracteriza Fermín, tomó la enorme guitarra y segundos después Franco, conocido en la escena como Tino, irrumpió a la multitud con sus peculiares movimientos todo parecía comenzar con una triada psicótica melódica, Metra Crush, Hombre Caja y Paranoica, dejaban claras las intenciones de la banda, reventar el recinto.

No podían disimular la alegría de tocar por primera vez en ese lugar y además presentar su más reciente material discográfico “La Viuda”. Mucho amor entre el público y los músicos, recibieron como era de esperarse las canciones nuevas casi completamente aprendidas Malaflama, Narciso, Negro Azul y el deseo por escuchar aquellas rolas conocidas que volverían ese momentos un espacio suspendido.

tino

Cornelia fue un “encore”, para cantar Alma Nueva, El tiempo, Cada que es Abril y Tino, pedía a la audiencia que le dieran la impresión de estar en una fiesta, Besar en luna llena fue casi como un himno al amor, pero Somnífera colocó a todos en un mood, de complicidad con las manos hacia arriba; la hora de un invitado daba señales de la próxima cuando Luis Marcol tomó el micrófono y acompaño en las voces a Fermín para interpretar Dos Heridas; Ven en una versión tipo reggae, puso la parte sexual de la noche.

Para la recta final, Tino agregó: “en este mundo hay que hacer lo que se te hinchen los huevos” y el intro de Bicho Blanco vinculó al unísono los corazones, los samplers anunciaron Nunca es Tarde la gente no paraba de saltar, de cantar con la garganta desgarrada, de alzar las manos con la velocidad que les permitía el beat, era una sola emoción, la banda agradecía por el tiempo juntos, por los nuevos comienzos, por la entrega de los fans, por el presente que incluso por sí mismo no se va, definitivamente un gran concierto.

tino 3

Conclusión: como el texto de la canción “y seguir sintiendo oh oh oh oh oh con el corazón”.

Deja un comentario