«LA TÓNICA TRÍADA PSICÓTICA” BENGALA.

Por: Lunámbula

El mapa contextual será el recorrido por los tres materiales discográficos que la banda mexicana formada en el 2003 nos dejaría como el combo mental. De ahí que el nombre represente cada uno de estos trastornos sonoros que sí, en su momento “nos volaron la cabeza”.

Homónimo 2003-2007: La histeria del rock nos abría la puerta con “Planeador”, la batería y las distorsiones en la guitarra te invitaban a dejarte caer en el abismo cual espiral interminable, la voz de Diego, en un tono grave, dejaba claro que la banda se empoderaría de los amplificadores. “Miente” es el ácido quemando el rechazo, “Si quieres yo”, “Pulso”, “Tírate”, “Soñé” y “Solar” eran las partes desinhibidas de estos músicos en donde no les importó estallar desde el interior, “Abril Oneil”, ”pla pla pla” y “Mal incurable”, nos traían la versión dolorosa en la que se puede convertir el amor; “Carreterados sentidos ¿dónde ir? Dejó a muchos de nosotros sin palabras y con ganas
de no quitarlo nunca del reproductor.

Oro 2008: la dependencia del eco en el pasado nos había colocado en la posición de esperar lo mismo o más que el primer bocado y entonces se ilumina la oscuridad con “Cárcel” llevando el ardor del corazón al límite del enojo, junto con “No vuelvas”, “Oro” y “Cueva”, te permiten odiar
con intensidad, pero la contraparte entre “Voy por ti”, “A veces”, “Corto cartucho”, “Vamos otra vez”, “Elefantes” y “Rey de España” generan una simetría casi perfecta entre la luz y la toxicidad, la banda parecía ir directo al camino avanzado.

Sigue 2012: la hipocondriasis, una creencia infundada de que la banda se tenía que escuchar como al inicio, colocó a los 10 tracks en un borde. “Nunca digas nunca”, hacía resaltar que las cosas estáticas dejan de crecer, el piano se exacerba junto con las susurros de la letras, “Por un minuto”, “Despertar”, “Lagrimas”, “Amanecer” y “Eternidad”, determinan un paso por la tristemente felicidad, “16” y “A cero” dejan claro que la culpa y el síntoma palpitan al mismo ritmo; “Otra vez” y “Corto cartucho” tratan de externar los tonos grisáceos que la banda experimentada.

Conclusión: 3 ejes que nos hicieron cuestionarnos días y noches ¿Por qué se fueron? Y aquí en él ahora con cierto recelo nos hacen preguntarnos… Bengala: ¿en qué momento van a regresar?

Deja un comentario