Legado de brutalidad: Cannibal Corpse y Napalm Death.

Uno de los conciertos más esperados del año por fin tuvo lugar la noche del domingo 07 de Octubre en C3 Stage.

Desde temprano, pudimos observar a los fans de todas las edades arribando, perfectamente uniformados con camisetas de las bandas, parches y demás accesorios, llenando casi por completo el recinto.

Tras un ligero retraso Napalm Death tomó el escenario e inició la noche con «Multinational corporations» seguida por un par más de temas del mismo álbum «Scum» de 1987 para después dar un salto a 2006 con «When all is said and done» y regresar a los 80’s, con «Unchallenged hate«.DSC_010322

De ésta manera, pudimos escuchar un setlist compuesto de tracks de casi todos los discos; guitarras estruendosas, poderosos guturales y rápidas baterías, características del sonido grindcore que han venido perfeccionado desde hace 30 años, contrastado con un discurso de aceptación y unidad por parte del vocalista, Mark Greenway con un humor irrefutablemente inglés.

DSC_019522.JPGDSC_015422

DSC_006622

Alrededor de las 11 de la noche salieron al escenario las leyendas del black metal: Cannibal Corpse. DSC_029122

Sin mayor preámbulo iniciaron motores con el sonido ascendente de «Code of the slashers«, tema de su última producción musical «Red before black» y se mantuvieron ahí, interpretando «Only one will die» y «Red before black«, para después navegar por algunas de sus canciones que los convirtieron en los exponentes más importantes del black metal como «Scourge of iron«, «Evisceration Plague», » I cum blood» entre otras.

DSC_035622

La velada transcurría en sinfonía entre amplificadores casi reventando y el público haciendo headbang perfectamente sincronizados con Fisher. Después de más de una hora de moshpit, cerveza, gritos y poderosos acordes sonó «Hammer smashed face«, el ícono del death metal y probablemente la canción más representativa de la banda. DSC_022222

DSC_032822

DSC_027522DSC_022422

Así, los asistentes salieron satisfechos, una noche de brutalidad irónicamente fluida.

Texto por: Padraig Confrey.
Fotografías por: Ireri Torres.

Deja un comentario