BABASÓNICOS: LA PSICODELIA AUDIOVISUAL

Crónica & fotos: Lunámbula

A pesar de haberlos visto en presentaciones anteriores y su reciente acting out (acción que se ejecuta suplantando la expresión consciente del deseo) en el Festival Catrina; el pasado domingo quedó claro que los fanáticos siguen idolatrando a la agrupación argentina, más aun cuando los bailes nocturnos de Adrián Dárgelos hacen que se les incendie el corazón que llevan en la garganta algunos de los espectadores, con una escenario en posición lineal y solo cubriendo la mitad del mismo, las escenografía dramática hacia juego con la intención de las canciones que esa noche estaban dispuestas a “intensear”.

En el combo de la primer triada sonó “la lanza”, canción del álbum romantisísmico del 2013 y pese a llevar 5 años desde su lanzamiento, la música resuena atemporal, junto con otras de la mano “pendejo”, “desfachatados” todo un clásico, la dulce acida de “putita”, la irreverente “yegua/carismático”, la implícita infiel de “oh si y que y que”, junto con la “pregunta” detonaron en el Pepsi Center como submarino sin escafandra.

La fuerza interpretativa, teatral, visceral y extravagante de toda la banda se vuelve un estímulo seductor del cual es imposible derrocharse, moviendo lento la emoción de los fans hacia el punto en donde las convulsiones sensoriales dejan de ser transitorias para volverse imperecederas, si es basado mayormente en el pasado y si faltaron canciones que seguramente podrán hacer mejor combinación con un domingo de concierto, pero la música es así te lleva por caminos anormales que es mejor no tratar de descifrar.

Deja un comentario