Tour «Primer Amor»: El regreso de Bring Me The Horizon a México

Cristóbal Cueva.
Fotos: OCESA/Lulú Urdapilleta

A principios de año pudimos disfrutar del estreno de la nueva entrega de Bring Me The Horizon titulada «amo», y fue una experiencia muy diferente escuchar esas nuevas canciones y pensar que de verdad es la misma banda que hizo «Count your blessings». El lanzamiento del álbum vino acompañado un par de semanas después del anuncio de su «First Love Tour» que milagrosamente incluía México, tanto CDMX como Monterrey y Guadalajara.

BringMeTheHorizon-e1548285355368.jpg

El pasado 26 de Marzo de 2019 nos reunimos en el Pepsi Center no sólo una generación que creció escuchando a la banda cambiar, sino también fans nuevos que empezaron con el disco anterior o incluso éste. Me pareció muy interesante ver que había niños en las filas, acompañados de sus padres. De nuevo me vino a la mente «¿y si la banda siguiera tocando deathcore, metalcore, o algo-core, estaría toda esta gente aquí?». Aunque nunca sabremos la respuesta real, la verdad es que el evento fue todo un encuentro social, y a pesar de que creí que estaría sólo, terminé acompañado de varios amigos desde la espera para entrar, que se alargó hasta aproximadamente 20 minutos pasadas las 7 cuando por fin dieron luz verde para el acceso.

Tras pasar por seguridad e ingresar finalmente en el inmueble, el público asistente se apresuraba a llenar fila tras fila del espacio frente al escenario, que para cuando llegué ya estaba casi a la mitad de la capacidad prevista para el evento. En la zona de palcos también ya se había congregado bastante público, y entre muchos otros que se encontraban comprando merch o en la zona de barra, era un número bastante considerable de personas que ésta vez no me voy a atrever a estimar.

Finalmente en punto de las 8:00 p.m. dio inicio el evento, con Allison como banda telonera. Si bien es una banda que personalmente nunca he seguido como fan, conozco su trabajo y trayectoria, y el nivel artístico que tienen se traduce al 100% en una presentación sin falla alguna. Sus fans cantaban a todo pulmón los hits, incluso desde los arcos de seguridad, muchos con sonrisas y otros tantos con lágrimas en los ojos. Dieron una presentación consistente y fluida, agradeciendo en todo momento al público y elevando la emoción de la inminente salida de BMTH al escenario. Tocaron canciones entre las cuales destacaron «Rómpase el vidrio en caso de emergencia», «Matar o morir», «Me cambió» y «Tú». Tras terminar su set, pidieron al público levantara las manos para una foto, y se despidieron, dejando al staff trabajando a toda velocidad para dejar listo el escenario para el acto estelar.

Un par de minutos pasadas las 9 de la noche, las luces del recinto se apagaron para recibir a BMTH, con una entrada dramática con una alagrada introducción a «Wonderful life», uno de los principales temas de su nuevo álbum. Algo que hay que destacar, y lo hago desde este punto para que se perciba el impacto, es que los visuales utilizados fueron magníficos. Para esta primera canción teníamos una especie de campo lleno de flores dibujado con colores vibrantes, y a lo lejos iba apareciendo un Dani Filth digitalizado que, justo al comenzar la parte de la canción en la cuál el canta, de manera sincronizada se reprodujeron sus vocales mientras el rociaba gasolina y prendía fuego a toda la vida vegetal presente en la pantalla, EN 4K!!!!!. Fue casi como tener realmente a Dani haciendo el feat en vivo. Todo esto acompañado de descargas de hielo seco que añadían todavía más intensidad a lo que estaba pasando fente a nuestros ojos.

73f07baf-27ef-4800-97bb-9c4f7f53e148f5cae315-c9a6-4b51-a31d-d25e21bc0ca13662dcfb-f42e-4bc2-b93f-7cee48fe6cbce94b4a5e-e9d5-454d-92f7-f9bb84e26635c115a388-12e4-4fe3-8f4f-2ade2c06703d

Tras esa explosión continuaron sin espacio para descansar con «Avalanche» y «The House of Wolves» canciones que empezaron a generar pequeños circle-pits dispersos por el público que para estas alturas se apretujaba y se movía como las mismísimas corrientes marinas. A pesar de eso, otro punto a destacar del las personas que componían el público, es que toda la porción de fans «nuevos» (por llamarlos de alguna manera) que no crecieron con los discos anteriores, lastimosamente no están familiarizados con lo que en algún momento se llegaba a hacer en el mosh en los conciertos de core. Oliver pedía tranquilamente que el público hiciera un circle-pit y vi montones de caras de desconcierto que me atrevo a afirmar no tenían idea de a lo que Oli se estaba refiriendo.
BMTH terminó el primer bloque de canciones con «MANTRA» y me decepcioné un poquito más porque es posiblemente la canción más «mosheable» del nuevo álbum y el público de nuevo respondía en sectores aislados. Con otra dosis de visuales increíbles, y un sonido poderoso, dieron una pequeña pausa para respirar, y agradecieron al público mexicano por estar ahí.

Para este punto del concierto, no tengo idea de cómo, pero mis amigos y yo habíamos logrado llegar (nadando) desde un poco más atrás de la valla donde está el ingeniero de audio, hasta la mitad de la marea de gente que componía al público. Me han dicho que a veces es bueno dejarse llevar, sólo nunca olviden de guardar en un lugar seguro las cosas que puedan caerse.

Las luces se apagaron de nuevo, y comenzó el instantáneamente reconocible intro largo para «Shadow Moses», que se desenvolvió rápidamente hasta una de las partes más esperadas de la noche, el grito en conjunto de todo el recinto «THIS IS SEMPITERNAL». Continuaron con «Happy Song», para la cuál Oliver pidió un wall of death (que fracasó y se convirtió en otro pequeño circle-pit ya que el público no cooperó) y una de las que personalmente esperaba con más ansias «Nihilist Blues», para la cuál los visuales hicieron mucho énfasis en ciertas partes de la letra, y con los build-ups electrónicos a cargo de Jordan Fish. Ésta última conectó directamente con «Follow You» para el segundo momento de descanso (y lloradera) con unos visuales intensos en tonos rojizos de temática floral.

Lamentablemente, tras «Follow You» vino otra de las pequeñas decepciones del show, y es que circulaba la noticia de que en Monterrey y Guadalajara «Chelsea Smile» había formado parte del set, y su posición era justo después de «Follow You». Sin embargo, nos dejaron con las ganas, y ante las miradas desconcertadas de muchos de los presentes, siguieron de lleno con «Can You Feel My Heart» y «Antivist» para finalmente cerrar el segundo bloque de canciones con una interpretación acústica de «Drown» y salir del escenario.

Tras una pequeña pausa, y los gritos de «one more song» por parte del público, volvieron al escenario para el encore del show, que consistió de «Doomed» y otra de las más esperadas «Medicine» y su «Some people are a lot like clouds, you know? Cause life’s so much brighter when they go» que el público coreó a todo volumen. La banda se despidió y agradeció a los fans por estar ahí, y por haber cantado con todas sus fuerzas. Oliver pidió un último esfuerzo para su canción final que sería «Throne». Finalizado el concierto, agradecieron de nuevo y las luces del recinto se encendieron. Se distribuyeron baquetas y parches de los tambores entre algunos afortunados en el público y todos empezaron a desfilar hacia la salida. Había concluido la reunión.

El concierto en sí fue muy parecido al que nos ofrecieron en 2016, sin embargo la adición de ese majestuoso material visual y la gran carga de producción que trae este show le otorgan un nivel muchísimo mayor. No cabe duda que BMTH es una bandota, y las nuevas canciones en vivo son una maravilla. Aún así, lamentablemente ha de ser dicho, la voz de Oliver fue totalmente opacada por Jordan y el público, raros eran los momentos en que podíamos realmente escuchar toda la potencia de la que antes era capaz, aunque lo compensa en sobremanera con la actitud y la interacción que tiene con el público, la cuál sólo ha evolucionado de manera positiva a lo largo de los años.  Y a pesar de que se disfrutó muchísimo, quedó un pequeño vacío que no se llenó.

Jordan Fish se vuelve a llevar la noche, justo como hace 3 años.

 

Deja un comentario