La oscuridad brilla por sí sola. – The Cure.

El motivo que concierna esta nota es una de esas bandas que son tan trascendentes que puedes llegar a escuchar en una marcha de conciencia social a mitad de Paseo de la Reforma, hasta de fondo en la cena de graduación de tu hermana.

De esas agrupaciones que tan solo el peinado del vocalista hizo que salieran otras 9 bandas similares: The Cure.

p01br5qr

Todo empieza en 1978, desde la sencilla ecuación siempre conocida del éxito: 4 jóvenes ingleses se juntaron a tocar por mero gusto y además porque resultaba que les gustaba más sus composiciones que lo que sonaba tras las paredes en aquél entonces.

the-cure

en 1979 sacaron a la luz sus dos primeros sencillos, siendo el segundo un hit total y una de las canciones más emblemáticas del rock en general titulado «Boys Don’t Cry». 

51hH+5Z7WnL._SL500_AC_SS350_

Con poco material en manos, The Cure ya demostraba tintes de versatilidad, justo porque estaban jugando a tocar música como les viniera en gana, con instinto y sin pretensiones, incluso señalando el hecho de que nunca buscaron ser exitosos, simplemente hacer lo que quisieran.

cure

Y es que es ese el cimiento base para definir a esta banda, hacer música sin abrirle la puerta a opiniones ni corrientes externas, quedando claro que a The Cure siempre le han importado 3 kilos de fish and chips sonar o a pertenecer a algo.

Aunque es normal que a esta banda siempre se llega por el Pop, por los hits en donde esos beats simples, repetitivos entran en acción y que inconscientemente logran hacerte ceder poco a poco.

The Cure
Robert Smith (The Cure) Ahoy, Rotterdam, 1° de Octubre de 1992.

Una de las características más representativas del quinteto inglés es que su música es completamente atemporal, sin un progreso musical realmente notorio en las composiciones uno no podría adivinar en que época fue hecho cada disco si los escucháramos de manera aleatoria.

robert-smith

Es una tarea sumamente complicada el tener que elegir entre la basta variedad de tonos obscuros y tenues que ofrece esta banda, pero lo que sí podemos darnos el lujo de decir es que al influenciar tanto al rock en años consecuentes (y a la cultura pop en general) se obtuvo como consecuencia una apertura más amplia de la música que llegaba a la radio, televisión o cualquier medio masivo conocido.

Es gracias a The Cure que el panorama musical, la industria y la manera de hacer música cambió por completo durante su auge, que incluso hoy en día se agradece el gozar de una vista sin prejuicios y escuchar toda una melodía sin juzgar las apariencias ni influencias de nadie.

Gracias Robert.

Gracias, The Cure.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario