El Mató A Un Policía Motorizado haciendo sold out en el Lunario

Fotos: Misael Hiram

Reseña: Jessica Campos

Ayer por la noche el Lunario del Auditorio Nacional vibró por completo con la presentación de Él Mató A Un Policía Motorizado, una de las bandas argentinas más queridas e importantes de la zona sur del continente.

La encargada de abrir el show fue Carla Rivarola, una artista mexicana de mucho talento que sin más necesidad que un micrófono y una guitarra, nos brindó un interesante performance que dejó el escenario listo para el esperado concierto.


Alrededor de las nueve de la noche, Santi, Patro, Chatrán, Niño Elefante y la Doctora Muerte fueron recibidos por sus fieles seguidores con una ovación enorme, donde cientos de aplausos sirvieron de antesala para uno de los mejores eventos de lo que va del año.

Sobra decir que éste fue perfecto, porque Él Mató A Un Policía Motorizado se encargó de producir una nostalgia indescriptible para el encuentro entre una verdadera banda de rock y un público sensible, que si bien después de tantos años se ha consagrado, todavía sabe dejarse llevar hacia una atmósfera mágica donde surge una conexión íntima que difícilmente provocan otras agrupaciones de habla hispana.

DSC_5770
Durante las casi dos horas de duración del concierto, los ánimos fueron in crescendo a la par que lo hizo la emoción de los argentinos y la euforia de las más de 900 personas que corearon cada canción como si la vida se les fuera en ello.

A las nueve treinta de la noche nos enteramos que los artistas habían logrado un sold out, que fue la razón de que el espacio compartido entre los asistentes se volviera mínimo.


Con un ambiente lleno de nebulosas y tomas satelitales sobre la Tierra, ayer cantamos al amor, el olvido, la amistad, la familia, el miedo y el coraje con que día a día nos encargamos de construir los mejores recuerdos de nuestra vida.

ElMato7
No faltaron las bromas a Santi ni los piropos a los músicos, tampoco la confianza ni la complicidad con Él Mató A Un Policía Motorizado. Para el encore, varios supimos que lo que estábamos viviendo se quedaría guardado en un cachito de nuestro corazón y difícilmente sería olvidado, pues el objetivo con el que la banda interpretó su lista de temas pareció puesto en la parte más sensible de nuestras almas.

El Mato4
Las canciones favoritas fueron éxitos como «El Tesoro», «Chica Rutera» y «Más o Menos Bien», en la que el cariño entre la banda y sus espectadores se manifestó más notorio que nunca en todo el recinto porque por un instante el Lunario se convirtió en el escenario perfecto para la escena de una buena película inglesa sobre la juventud, la vida y el rock.

No pudieron faltar temas como «Nuevos Discos», «Amigo Piedra», «La Noche Eterna», “Fuego”, «Mi Próximo Movimiento», «La Cobra», “Ahora Imagino Cosas”, «Dos Galaxias», “Alguien Que Lo Merezca”, «Yoni B», “El Mundo Extraño” o «Terror». Música reconfortante para situaciones difíciles y partes de un soundtrack indispensable que a la par que decora nuestra cotidianeidad nos saca de ella.

El Mato7
Al final del concierto el regreso a la realidad fue abrupto, porque parecía imposible que nos hubiera durado tan poco tiempo la bonita experiencia. Entre versos sueltos y nuestras voces cansadas, nos fuimos disolviendo hacia la salida evitando quitarnos la tranquilidad que una excelente noche había dejado en nuestros cuerpos.

El mato 6
Algunos caminamos a casa para dormir en el recuerdo de momentos que todavía humedecen nuestros ojos y dibujan sonrisas en nuestros labios, otros sencillamente se fueron por la ciudad fluyendo con las luces nocturnas de Reforma.

DSC_5896

Deja un comentario