IKIATARI con poder renovado y la inesperada vibración de ORONTES

Por Cristóbal Cueva.

Los queridos amigos de INTRSTLRS nos invitaron a uno de los shows de la serie que están haciendo en EL 9 de Amberes, en la zona rosa. Para este show tuve una idea rebotando en mi cabeza desde temprano: La música cambia todos los días. Pero nunca deja de resonar en tu cabeza, por más tiempo que pase, es probable que sigas recordando esas canciones que marcaron una diferencia en tu vida. No hay de otra.

77125908_1448571138652173_3766230540957515776_n.jpg

El show comenzó aproximadamente a las 10:00 P.M. Tomaron el escenario los Orontes, una banda nueva formada de miembros de otros proyectos (tenemos a dos miembros ex-Johnny Pequeñín, por ejemplo). El género es difícil catalogarlo, ellos lo definen simplemente como metal/progresivo pero es mucho más que eso. Tiene tintes de post-hardcore, rock progresivo, ambient y hasta unas minúsculas dosis de math (evocando ligeramente al Johnny Pequeñín, me atrevo a afirmar, pero sin sonar a ellos).
En el escenario tienen una energía sólida, que fluye de manera homogénea entre ellos y el público. Fue una muy grata sorpresa para mí, ya que había decidido no buscar nada sobre ellos para llegar sin ideas formadas previamente, el presenciar un proyecto tan prometedor. Espero que les siga yendo bien y que cuando finalmente lancen su material (que está aún en proceso de grabación/producción) logren consolidarse y los veamos en más carteles.

Siempre he pensado que es una fortuna estar vivo en una época en la que hay tanta música disponible para consumir, y al mismo tiempo es ligeramente abrumante, pues el movimiento artístico a veces es demasiado rápido. Y es que el cambio es inevitable, surgen nuevas bandas, otras desaparecen. Algunas se toman un descanso y otras regresan. Tal es el caso de Ikiatari, que tras un doloroso periodo de recuperación de la mano de su baterista (lastimada accidentalmente), en el que les fue imposible realizar presentaciones (incluso se vieron en la triste necesidad de cancelar varias fechas que tenían planeadas), regresan a los escenarios frescos y renovados con la integración de un nuevo bajista que logra no sólo hacer eco con la energía que ya caracteriza a la banda, sino llevarla aún más lejos, haciendo de la experiencia en vivo algo que irradia pasión y fuerza.

El set consistió en mayor parte de canciones pertenecientes a su nuevo material “Punto de Restauración” que salió hace un par de meses. Sin embargo la familiaridad se hizo notar, y es que aún con lo complejo que resultaron los ultimos meses para Ikiatari, siguen manteniendo esa calidad de sonido e interpretación que siempre han entregado al público. Sigo y seguiré creyendo que Ikiatari es la banda mexicana que más le llega al sonido del math “tradicional” japonés. Con un enfoque masivo en el low-end, cambios de compás atrevidamente complejos, velocidad y furia, y una ejecución técnica impeclable, fue un show que demostró que el hacer lo que te apasiona es suficiente recompensa para lidiar con lo malo. Teminando con Gatatttack dejaron un dulce sabor de boca para cerrar la noche de Jueves en la CDMX.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s